El 43% de los compradores son prácticos, con un nivel de exigencia medio y valora aspectos como el precio, el número de habitaciones o los metros cuadrados.